Hoy más que nunca

Hoy murió Fidel. A muchos los veo celebrando y permítanme disentir. Primero, no hay motivo para celebrar la muerte de nadie. Sus familiares y seres queridos están viviendo un momento de tristeza ante el alejamiento de un padre, hermano y abuelo, antes que el hombre público. Respeto por ello, ante todo.

Segundo, no hay motivo para celebrar porque Cuba sigue en manos de la familia Castro, sin libertad, sin democracia y sin garantías. Fidel se autoproclamó Primer Ministro de Cuba desde 1959 a 1976, luego Presidente de la isla entre 1976 a 2008, y finalmente abdicó su posición en favor de su hermano Raúl. Cuarenta y nueve (sí, 49) años para Fidel y ocho (sólo 8) para Raúl, sin elección popular alguna, a la cabeza del gobierno cubano.

Algunos dicen que con la muerte comienza el mito y que la historia lo absolverá. Revisemos eso. Aunque no hay cifras oficiales (lógico), según la agrupación Cuba Archive, serían más de 7 mil 500 los asesinados y desaparecidos por el aparato represivo del régimen castrista. Decenas de miles de presos y perseguidos políticos, este año incluso más que en los anteriores (sobre 1.000 detenidos políticos por mes). En otro plano, Fidel no escatimó recursos ni disimuló la represión homosexuales (“we would never come to believe that a homosexual could embody the conditions and requirements of conduct that would enable us to consider him a true Revolutionary, a true Communist militant” en ‘Castro’s Cuba’ de Lee Lockwood, 1967), a los que leían “libros prohibidos”, a los que usaban el pelo largo, etc. Todo eso provocó que más de dos millones de cubanos dejaran su tierra y sus familias, resultando en un país profundamente dividido y sumido en la pobreza, con 2 mil dólares per cápita en 1959 y los mismo 2 mil dólares per cápita 40 años después, en 1999 (New Madison Project Database). El único que se enriqueció fue Fidel, con una fortuna avaluada en el año 2006 por Forbes en $900 millones de dólares (nuevamente, lógico, no hay datos oficiales). En mi opinión, lejos de absolverlo, la historia lo condenará.

Con todo, esta opinión será refutada por los Castrolovers. Lo sé y lo espero. Sin embargo, me permito anticipar algunas de las preguntas que desnudan su doble discurso e inconsecuencia, y les agradeceré entregar alguna respuesta a ellas, en medio de su contradicción. Tanto que se les ve levantando la voz – correctamente, por cierto – contra la violencia de Estado, ¿es válido el uso de la fuerza como medio de batalla en el campo de las ideas políticas y de sociedad? ¿Es válido reterner el poder a través de la persecución, tortura, desaparición y muerte? Tanto que se les ve alegando – también correctamente – contra la concentración del poder político y la riqueza en “unas pocas familias” y “en el 1%”, ¿Es válido callar cuando el poder político y económico de Cuba se concentra solo en una (1) familia? Si la respuesta a todas las preguntas es no, sea bienvenido al lado de los que decimos que, tanto como no hay nada que celebrar, tampoco hay nada que homenajear ni recordar.

Basta de mesianismos y soluciones mágicas; basta de dictadura y opresiones; basta de pobreza; basta de gobiernos y líderes mundiales que miran para el lado ante violaciones flagrantes de DDHH que – sabemos – no tienen fronteras; basta de destierro y familias separadas; basta de perseguir, acallar y asesinar con total impunidad. Hoy más que nunca, es hora de permitir a los cubanos tomar control de su destino y ejercer su legítimo derecho (el mismo que tenemos todos) a elegir quién los gobierna. Hoy como nunca antes en cincuenta y siete años (sí, 57), es hora de transición, paz, justicia, democracia y libertad para el pueblo cubano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s